Informática – dicotomía personal entre Hardware y Software.

«Nosotros adivinamos lo que había más allá del chip 8080 de Intel, y luego actuamos en consecuencia. Nos preguntamos :«¿Qué pasaría si la informática fuese casi gratuita?». Creímos que habría computado­res por todas partes como consecuencia del bajo precio del poder informático y de la gran cantidad de nuevo software que se aprovecha­ría de ello. Establecimos una especie de apuesta sobre lo primero y produjimos lo último cuando nadie más lo hacía. Nuestra visión original hizo todo lo demás un poco más fácil. Estuvimos en el sitio adecuado en el momento justo. Habíamos llegado allí los primeros y nuestro temprano éxito nos dio la oportunidad de contratar a muchas personas inteligentes. Montamos un equipo de ventas a nivel mundial y utilizamos las rentas que generaba para financiar nuevos productos. Echamos a caminar desde el principio por un camino que llevaba en la dirección adecuada.»

William Henry Gates III, Camino Hacia el Futuro – 1995

Cuando finalicé el servicio militar y decidí estudiar ingeniería electrónica – luego del lapsus adolescente de irme por la filosofía – compré con el Círculo de Lectores un libro sobre la historia de la computación, era 1985 y yo aún no tenía contacto real con esas máquinas. El libro estaba profusamente ilustrado y narraba la historia del computador desde el ábaco hasta esos días, pasando por la Pascalina, la máquina analítica, la máquina del censo de Hollerit y el tremendo impulso que dio la Segunda Guerra Mundial al desarrollo de los computadores electrónicos.

Para mi, la idea del computador me la dieron series de televisión como el Tunel del Tiempo (1966), Viaje al Fondo del Mar (1964), los Super Amigos (1977) que era una versión animada de La Liga de la Justicia, El Hombre Nuclear (1974) y películas como Colossus: EL Proyecto Prohibido (1970) y sobre todo… La Guerra de las Galaxias (1977). Esa Ciencia Ficción enfatizaba el rol de los Científicos, Ingenieros y Técnicos, como los que inventaban, desarrollaban y mantenían la tecnología – una parte significativa del poder, pero lo que se visualizaba era el hardware – inmensos computadores llenos de lucecitas intermitentes y cintas magnéticas que siempre giraban – aún hoy me gusta ver aunque sea un led intermitente en mis diseños – estudié Ingeniería porque en parte quería hacer esas cosas!

timetunnel
Fotograma de El Túnel del Tiempo, una de las series que daban en TV los domingos por la mañana, de espalda, lo más rescatable de la serie… Lee Ann Meriwether

El software no aparecía, o no estaba explícito – el poder de la computadora radicaba en su tamaño… y esa fue la idea de computador para mi – solo hardware. Bastaba ver el tamaño de esos poderosos armarios que mandaban alguien a través del tiempo. Por eso me interesó eso de lo físico, la electrónica pero… cuando leía la revista Byte (UBM) la caratula siempre – o casi siempre – tenía hardware, aunque en los artículos hablaban de software, yo no entendía el mensaje.

byte
Aunque el Smartwatch lo inventó Dick Tracy, este ejemplar de los años 80 preveé las microsmartcards…

En mi primera carrera (Técnico en Telecomunicaciones) usé un Kaypro bajo CP/M para hacer programas sencillos en Pascal, luego programación en assembler de i8085 (armado en protoboard) y así «aprendí» a programar. El paradigma duró pues estudiando ingeniería aprendí Borland Turbo C++ con la misma metodología, así se escriben programas, estas son las funciones, cacharren y listo. Tenía la universidad unos Compaq bajo D.O.S. Y de nuevo su majestad el assembler, de Z80 primero y después de Microchip PIC, y así hasta el 2017… vi la evolución desde la barrera pero nunca me metí al ruedo.

Y hoy, empezando una maestría el toro me corneó… entendí aquella frase de Lucky Luke que leí en una revista Electrónica Fácil (en la que salían muchos circuitos para armar) antes que finalizaran los 80’s !!!

luckyMi revolver está sin balas, el hardware es gratis y lo que importa son las aplicaciones – con razón Bill Gates fue el hombre más rico del mundo, un paradigma que rige aún pues lo importante son las «APPS» (software para aplicaciones móviles) y no el smartphone que las ejecuta.

El hardware es gratis – por lo económico, porque es imposible producirlo localmente a un precio competitivo… pero el software, ese tiene que ser el valor agregado, lo que se ve y experimenta… justo lo que yo no ví en su momento (aunque dicen que nunca es tarde).

software

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s